¿Cuando dejamos de sonreir?

Proyecto Final

Máster en diseño y creatividad audiovisual

Julio 2019

ESTUDIANTES

___

Augusto Robert

daftrobert@gmail.com

 

Danielle Ferrari

danifferrari@gmail.com

 

Leonardo Mannerucci

leonardomannerucci@gmail.com

 

Candela Ojeda

candelaojedaballesteros@gmail.com

Mostramos que la saturación de las sonrisas nos rodea y de una forma irónica, dinámica y con toques pedagógicos transmitimos nuestro mensaje de que ser feliz todo el tiempo cansa.

El presente encargo se centra en la realización de un proyecto audiovisual de carácter libre que deberá desarrollarse en grupos de entre 2 (mínimo) y 4 integrantes.

ABSTRACT NARRATIVO

___

La imposición

de la felicidad

cansa

Una crítica al imperativo de la felicidad en la vida cotidiana, que utilizando el formato de

manifiesto audiovisual, a través de “found footage” y recursos irónicos se burla y

reflexiona sobre como esta sociedad de las sonrisas permanentes nos satura.

PROPUESTA DE VALOR

___

Qué

haremos

Este proyecto va destinado a los jóvenes, especialmente de la generación Z que consumen de forma masiva las nuevas tecnologías. Tenemos la intención de provocar cuestionamientos hacia ellos con respecto a sus conductas en las redes que los lleven a pensar de forma crítica y no seguir una masa creada como un estándar. Queremos reivindicar la felicidad sin que nos haga falta una pantalla de por medio que le dé el visto bueno.

ESTRATEGIA

___

Cómo lo

haremos

El estilo del proyecto va en dirección al manifiesto, por lo que si esto era el mensaje, la intención era crear algo irónico, que se transmitiese por medio de la contradicción entre la voz en off y las imágenes-sonidos. Así, si la voz narraba un texto académico que diera información encadenada pero muy variada, que hablase siempre desde un razonamiento lógico, las imágenes, por el contrario, debían contradecir por oposición a esos conceptos.

OBJETIVO

___

Qué

lograremos

El objetivo del proyecto es criticar el imperativo de la felicidad en la sociedad occidental. No hay que confundir esto con que critiquemos la felicidad en sí.

 

Desde nuestro punto de vista se ha generado un artificio de felicidad que nos parece importante visibilizar y denunciar.